Portugal central

Portugal Central es una región llena de monumentos, con un patrimonio cultural maravilloso. Una región que hay que visitar y no dejarla escapar.

Portugal central

La región situada entre Lisboa y Oporto es una de las zonas más llenas de monumentos de Portugal con un excepcional patrimonio arquitectónico, histórico y cultural. Ciudades universitarias, pueblos pintorescos, faros sobre acantilados salvajes, bosques y valles ondulados, pueblos de pescadores y antiguos monasterios llenos de encanto.

Encontraréis el alma más auténtica de Portugal encerrada entre sonrisas, redes de pesca y platos humeantes de una cocina tradicional completamente deliciosa.

Dónde se encuentra?

Portugal central es una región delimitada por las ciudades de Lisboa y Oporto. Esta parte del país se extiende sobre un radio de unos 300 km. Es posible salir de Oporto y llegar a Lisboa o viceversa en sólo 3 horas; se trata de un sitio lleno de lugares de gran importancia turística, pero también histórica y arquitectónica.

Qué ver en Portugal Central

Aunque no es la primera región del país que se le ocurre visitar a un turista, Portugal Central cuenta con diversas atracciones, monumentos y ciudades que bien merecen la pena una visita.

Coímbra

La universidad de Coímbra

Coímbra, situada a orillas del río Mondego, es una ciudad medieval llena de arte e historia. Es la sede de una de las universidades más prestigiosas y antiguas, por lo que con el tiempo ha adquirido la imagen de la ciudad de los estudiantes.

Por esta razón, la primera parada obligatoria es la Universidad de Coimbra, fundada en 1290 por la voluntad del Rey Dinis. La Cabra, es decir, el campanario, vigila la Universidad y marca la vida académica. Visitad la Biblioteca Joanina, realizada en estilo barroco y la Capela de Sao Miguel.

Coímbra también alberga numerosas iglesias y edificios religiosos, como la Sé Nova, una iglesia jesuita construida en 1598, en cuya plaza se celebra la Queima do Grelo, la Sé Velha, una iglesia románica con portales renacentistas y claustros góticos realizada entre 1164 y 1184, el Mosteiro de Santa Cruz construido en 1131, que alberga las tumbas de dos soberanos, y el Mosteiro de Santa Clara-a-Velha, que fue construido por orden de Isabel de Aragón, la Reina Santa, en estilo gótico.

En cuanto a la arquitectura civil, es interesante visitar el Arco de Almedina, el acceso principal al casco antiguo, rodeado de murallas medievales, y el Largo da Portagem, que es la plaza principal y el centro de la ciudad. Cerca de aquí se encuentran el Ponte de Santa Clara y la Rua de Quebra Costas, que alberga la Tricana, una estatua que representa una figura alegórica.

Tomar

El Convento de la Orden del Cristo de Tomar

Tomar es una ciudad estrechamente relacionada con la Orden de los Templarios. Conserva un gran encanto, tanto por su riqueza artística como por su patrimonio cultural. La atracción principal es el Convento Do Cristo, ubicado en el interior del Castillo de los Templarios y que desde 1983 entró a forma parte de la lista del patrimonio de la UNESCO.

Pero hay muchos otros lugares para visitar en Tomar, incluyendo la Iglesia de São João Baptista, cuya fecha de fundación es desconocida, pero se sabe que la reconstrucción fue realizada a finales del siglo XV en estilo gótico tardío, y la Ermita de Nossa Senhora da Concienção, encaramada a una pequeña colina al lado del Castillo de los Templarios. Se trata de uno de los ejemplos más importantes del estilo renacentista en Portugal, y desde 1910 se ha convertido en un monumento nacional.

También es muy interesante el Acueducto dos Pegões, construido por el arquitecto italiano Filippo Terzi en 1593. Su función era proporcionar agua al Convento de Cristo, y cuenta con un total de 180 arcos. Finalmente, la Iglesia y el Convento de Santa Ira fueron erigidos dentro del monasterio benedictino del siglo XVI, en el mismo lugar donde sucedió el martirio de Santa Ira. Todo el complejo fue construido en estilo renacentista.

  • Descubre más sobre Tomar

Óbidos

El pueblo de Óbidos

Óbidos es un pueblo medieval enclavado dentro de un alto recinto amurallado. La ciudad se caracteriza por tener casas blancas con techos azules y ocres, y ha sido declarada patrimonio mundial de la Humanidad por la UNESCO. La visita comienza por la Porta da Vila, su puerta principal de acceso. En el interior hay una hermosa capilla de azulejos azules y blancos esmaltados.

Las murallas urbanas de Óbidos rodean toda la ciudad, y se puede recorrer todo el perímetro. Desde las murallas se pueden admirar unas vistas preciosas. La Rua Direita es en cambio la calle principal de Óbidos, y está llena de tiendas. Aquí se puede comprar la Ginja, un licor de guinda típico de esta ciudad.

Son interesantes la Iglesia de Santa María, construida sobre los restos de una mezquita en el siglo XII y gravemente dañada por el terremoto de 1535, y el Acueducto, construido en el siglo XVI para transportar agua a la ciudad. Fue proyectado por la reina Catalina, y todavía hoy se conserva perfectamente íntegro.

Nazaré

La playa de Nazaré

Nazaré es el pueblo pesquero más famoso de Portugal debido a su ubicación excepcional y a su clima templado. En el puerto se puede ver a los pescadores con las clásicas gorras negras que remiendan las redes, y a sus esposas con coloridos pañuelos en la cabeza, faldas de volantes y zuecos, que venden pescado y alquilan habitaciones por unos pocos euros. Durante los meses de verano, los sábados hay que sentarse en el paseo marítimo y asistir al espectáculo de “Arte Xávega”.

La ciudad se divide en tres centros urbanos:

  • Praia: una larga extensión de arena dorada que rodea la costa. Para apreciar la belleza de la playa en todo su esplendor merece la pena subir al Sítio, con el centenario ascensor que une la ciudad con su punto más alto.
  • Sìtio: un promontorio situado a 100 metros sobre el Océano. La columna cercana a la capilla atestigua la visita de Vasco da Gama a este lugar antes de su partida hacia las Indias. La Fortaleza de Sao Miguel Arcanjo fue construida aquí para proteger la playa de los piratas.
  • Pederneira: es un barrio encaramado a un acantilado al noreste de la playa y es el lugar donde nació la ciudad. Merece la pena visitar la Iglesia de la Misericordia, el antiguo ayuntamiento y el Pelourinho.

Descubre más sobre Nazaré

Fátima

El Santuario de Fátima

Fátima es uno de los lugares de peregrinación más famosos del mundo. Muchas personas deciden llegar a este lugar recorriendo el Camino de Fátima. No os perdáis la Cova de Ira, una cavidad conocida como el Santuario de Fátima. Está a sólo un kilómetro de la ciudad y es el lugar donde la Virgen se apareció a los pastores. El centro neurálgico de este santuario es la Capilla de las Apariciones.

La Basílica de Nuestra Señora del Rosario fue construida en 1928 y consagrada en 1953. La Basílica está dominada por una torre de unos 65 metros rematada con una corona de bronce. En el interior podemos ver magníficos altares, vidrieras e imágenes, y aquí se encuentran las tumbas de los tres pastores.

La Plaza de la Basílica puede albergar hasta 300.000 personas, que se reunen en las fechas más importantes. En el centro de la plaza se encuentra el Monumento al Sagrado Corazón de Jesús. A la entrada del Santuario también se puede ver un pedazo del muro de Berlín, que fue traído hasta aquí en reconocimiento a la voluntad de Dios por la caída del comunismo.

Finalmente, la Iglesia de la Santísima Trinidad fue inaugurada en 2007. Se encuentra enfrente de la basílica y es de estilo moderno; fue diseñada por el arquitecto Alexandros Tombazis.

Aveiro

Las casas típicas de Aveiro

Aveiro, también conocida como la Venecia portuguesa, es una ciudad famosa por sus encantadores canales, en los que navegan los Moliceiros, una especie de góndolas locales que ahora se utilizan casi exclusivamente para los turistas. A lo largo de estos pintorescos canales se pueden admirar diversas casas art nouveau.

Es interesante visitar la Catedral de Aveiro: construida en estilo barroco, hoy en día es la sede del obispado de la ciudad. Fue consagrada en 1464 e inicialmente estaba comunicada con el convento de San Domenico, que fue sucesivamente destruido por un incendio. Continuando con el tema de la arquitectura religiosa, merece la pena ver el Mosteiro de Jesús: fundado en 1458, este ex convento dominico de monjas alberga actualmente el Museo de Aveiro, en cuyo interior hay una cantidad considerable de obras de pintura, escultura, azulejos o joyas.

También muy bonito el Jardim do Rossio, un espacio verde situado cerca de la laguna, ideal para pasar el tiempo libre y relajarse. Es un jardín de barrio con un ambiente muy típico, y está flanqueado por edificios de estilo Art Nouveau. Por último, un tour de la ciudad no puede ser completo sin el Museo Vista Alegre, a pocos kilómetros al sur del centro: el museo de una de las marcas de porcelana más famosas del mundo, solicitada por personajes como la Reina de Inglaterra y el rey de España Juan Carlos. El lugar es muy bonito, aunque parece una ciudad fantasma, porque en origen era una ciudad amurallada que albergaba a los trabajadores en su interior.

Por último, para pasar unas horas de ocio y relajación, la Praia da Costa Nova es la playa de la ciudad, y es famosa por sus pintorescas casas pintadas a rayas verticales de colores.

Monasterio de Alcobaça

El monasterio de Alcobaça, situado en la ciudad de Alcobaça, es uno de los ejemplos más importantes de arquitectura cisterciense en Europa. Gracias a su belleza arquitectónica y a su valor artístico, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1989.

Es uno de los primeros monumentos de Portugal pertenecientes a la Orden monacal de los cistercienses y fundado por su primer rey Afonso I, debe su existencia a la donación de las tierras de Alcobaça a la Orden, por haber derrotado a los moros durante la conquista de Santarém.

La realización del interior de la iglesia tomó como modelo el proyecto de la abadía de Clairvaux: una planta en forma de cruz latina con un transepto y tres naves que no tienen adornos y están iluminados por una fila de ventanas. Precisamente por esta razón cuando se entra en el interior, además de quedarse sin palabras por la grandeza, el monasterio produce una sensación de elevación y espiritualidad.

En el centro de cada uno de los brazos del transepto se pueden admirar dos obras maestras de la escultura medieval, las tumbas de Dom Pedro I y Dona Inês, situadas una frente a la otra para poder reunirse de nuevo el día de la Resurrección.

Por último no paséis por alto el Refectorio, el Dormitorio, la Sala Capitular, el Claustro de Dinis, la Cocina y el Salón del Rey.

Si os encontráis en el Mosteiro de Alcobaça, podéis alojaros en un pequeño pero gracioso hotel: el real Abadia Hotel.

Monasterio de Batalha

El Monasterio de Batalha, o Convento de Santa María da Vitória, fue construido en estilo gótico-manuelino entre los siglos XIV y XV. La construcción se realizó como signo de agradecimiento, después de un voto a la Virgen María, por la victoria conseguida en 1385 en la batalla de la llanura de Aljubarrota contra Juan I de Castilla.

El exterior del Monasterio está hecho de piedra blanca de Porto de Mós, amarilleada por el paso del tiempo. La iglesia no tiene campanario, característica común de todas las iglesias de los monjes dominicos. El interior es largo y estrecho, sobrio y con poca ornamentación. La luz entra por la nave central gracias a diez ventanas con vidrieras y dos grandes ventanales situados en las paredes laterales. En el interior hay cinco capillas, incluyendo el ábside central.

Este monasterio de Portugal Central también ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1983, por su belleza arquitectónica y su importancia histórica.

Belmonte

Belmonte es tal vez el área de Portugal donde la presencia judía es más fuerte. Esta cultura se estableció a principios del siglo XVI y todavía hoy está presente. No os perdáis el Museu Judaico, el primer museo judío de Portugal que retrata la historia del pueblo, su integración en la sociedad y su papel en la cultura.

Siguiendo con el tema de los museos, el Museu do Azeite tiene como objetivo hacer descubrir a los visitantes las técnicas de producción del aceite de oliva y la importancia que este producto ha tenido en la economía local. El Museu dos Descobrimentos en cambio, da a conocer uno de los mayores logros de la historia de los descubrimientos portugueses, el descubrimiento de Brasil. Por último, el Ecomuseu de Zezere habla de la historia del río Zezere, construido en el interior de la antigua Tulha dos Cabrais.

No os perdáis el Castillo de Belmonte: situado sobre una colina del río Zezere, este castillo medieval tiene una historia vinculada a los descubrimientos portugueses.

Cabo Carvoeiro

Cabo Carvoeiro está situado en el punto más occidental de la península de Peniche, frente al archipiélago Berlengas, en una reserva natural. Este acantilado, de 25 metros de altura, se caracteriza por un majestuoso faro. Es un lugar particularmente adecuado para observar aves marinas. El faro se remonta a 1790 y es uno de los más antiguos de Portugal.

En la zona también se encuentra la Capilla de Nossa Senhora dos Remedios, cuya fecha de construcción es desconocida, pero se supone que fue edificada en el siglo XVI. Se accede a través de una escalera de doble rampa de 617 escalones y la fachada está hecha de yeso blanco con elegantes curvas de granito y adornada con azulejos.

Otra visita interesante es la Gruta da Furninha, una cavidad natural donde han sido descubiertos hallazgos arqueológicos. Aquí se han encontrado rastros del hombre de Neanderthal como herramientas de caza y piezas de cerámica.

Viseu

La Catedral de Viseu

Viseu es una ciudad antigua, acogedora, animada y gris, pero sólo por el granito con el que se han construido muchos de sus edificios. En primer lugar recomendamos visitar la Catedral, situada en un espolón rocoso que domina toda la ciudad, también fue realizada en granito alrededor del siglo XIII, con una mezcla de estilos arquitectónicos.

También es muy hermosa la Iglesia de la Misericordia, construida en 1775. El exterior es de estilo rococó con una fachada obtenida por el contraste de paredes blancas y pilares de granito gris. El interior es sobrio, de estilo neoclásico, a diferencia de la fachada. Siguiendo con el tema de la arquitectura religiosa, la Iglesia de São Francisco dos Terceiros es un edificio barroco del siglo XVIII. En el interior se encuentran abundantes decoraciones barrocas y paneles de azulejos que cuentan la historia de San Francisco.

Para los apasionados de los museos, recomendamos el Museo Grão Vasco, situado dentro del Paço dos Tres Escalões y que alberga las obras del pintor renacentista Grão Vasco, o el Museo Almeida Moreira, que contiene muebles antiguos y una extensa colección de obras de arte con pinturas, esculturas, tapices y azulejos.

Costa Nova

Costa Nova se convirtió en una localidad balneario muy frecuentada en el siglo XIX, gracias también al político José Estevão que construyó aquí su palheiro (construcciones típicas de los marineros de esta región costera) donde se reunían intelectuales y políticos. Hoy en día se conoce por las casas de rayas blancas y rojas, verdes, azules, amarillas o marrones.

Estos edificios típicos, originalmente utilizados por los pescadores de la zona para depositar las herramientas de pesca, comenzaron a ser alquilados por los pescadores durante el verano, los que para darles un mayor atractivo, comenzaron a pintar los tablones exteriores con colores llamativos.

Costa Nova es el destino ideal para aquellos que quieran pasar una tarde relajante entre restaurantes, cafeterías, paseos por la playa y el hermoso mercado de pescado.

Sortelha

Sortelha es un maravilloso pueblo medieval rodeado por un cinturón amurallado perfectamente conservado que baja y sube adaptándose al terreno irregular. Para llegar a este pueblo hay que pasar por la Varanda de Pilatos, una puerta gótica. Entre los puntos de mayor atracción del pueblo se encuentran el Castillo y las murallas: el castillo data del siglo XII y fue construido sobre un espolón rocoso, mientras que las murallas son de origen árabe.

También es interesante el Pelourinho, o poste de la picota, que fue construido en 1510 por voluntad del rey Manuel I, conocido como el Aventurero o el Afortunado. Se compone de una columna con base octogonal coronada por un capitel con las armas nacionales.

No os perdáis la Torre de Menagem, situada dentro del castillo, fue construida en estilo románico. Por último, es interesante también la Igreja Matriz, dedicada a Nossa Senhora das Neves: se puede admirar un interesante techo tallado de estilo hispanoárabe, además del bordado dorado del altar mayor.

Monsanto

Monsanto es definido como “el pueblo más portugués de Portugal” y es un pueblo-fortaleza que nunca ha sido conquistado. La primera cosa que visitar una vez llegados al pueblo es su castillo, situado en el punto más alto, desde el que se puede disfrutar de una vista preciosa. Es probablemente de origen romano y sigue los cánones de la arquitectura templaria.

No os perdáis la Iglesia de Sao Miguel, una pequeña iglesia de la época romana, desde cuya parte posterior se puede admirar el paisaje de los valles, y la Torre do Lucano, es decir, lo que queda del castillo. También se conoce como la torre del reloj, y su peculiaridad consiste en un gallo de plata colocado en la punta, recibido en un concurso de 1938 que premió a Monsanto como el pueblo más portugués de Portugal.

Castelo Rodrigo

Castelo Rodrigo, pueblo medieval probablemente fundado por Alfonso IX de León, está rodeado de murallas imponentes que mantienen la identidad de un pueblo que ha sido atacado muchas veces por ambas fronteras. Se puede visitar el Palacio de San Cristóvão de Moura, una residencia construida por el Rey Dom Dinis: después de las guerras de la Independencia hoy en día parece todo destruido, pero afortunadamente las estructuras defensivas y los edificios han sido conservados.

En un pueblo portugués no puede faltar el Pelourinho, es decir, la picota: construida probablemente en el siglo XVI en estilo manuelino, comprende una columna octogonal con base cuadrada y en la punta una jaula en forma de cono. En la antigua pared de la muralla que protegía la fortaleza, se agregó un campanario, que originalmente tenía un reloj con pesos de granito. También es posible visitar la cisterna, de vital importancia para el suministro de agua dulce durante el asedio y las guerras.

Sabugal

Sabugal es un maravilloso pueblo medieval que muestra todo su encanto especialmente de noche. Se encuentra en el río Coa, y tiene un imponente castillo fortificado con hermosos muros almenados. Uno de los principales lugares de la ciudad es la hermosa reserva natural Serra da Malcata, donde están protegidas muchas especies de animales y vegetales.

El castillo es el principal punto de interés de la ciudad. Es uno de los castillos mejor conservados de Portugal, y se alza sobre una colina. Fue construido en 1296 y más tarde restaurado durante el reinado de Manuel I. La fortificación tiene cuatro torres en las esquinas y a lo largo de las murallas se pueden ver numerosas grietas que se usaban para disparar contra los enemigos. Es imprescindible subir a la torre para admirar el paisaje.

También es posible visitar la Igreja de la Misericórdia, el Pelourinho, y los tres jardines Jardim das Poldras, Jardim do Largo da Fonte y Jardins da Ponte.

Linhares da Beira

Linhares da Beira, situado en el lado occidental de la Serra da Estrela, es un pueblo medieval medieval del siglo XII. Se trata del resultado arquitectónico y artístico de varias épocas.

Durante el reinado de Don Dinis se erigió el castillo, símbolo de la ciudad y su principal carta de presentación hoy en día: respeta la geología del terreno y se encuentra sobre una enorme colina rocosa desde donde se puede disfrutar de una vista espectacular. Dos grandes torres almenadas, una al este y otra al oeste, se alzan al lado de las esquinas del cinturón amurallado.

También es posible visitar la Igreja Matriz, de estilo románico pero reconstruida en el siglo XVII. En su interior se conservan tres retablos de gran valor atribuidos a Grão Vasco. La pequeña tribuna es muy interesante, el único ejemplar medieval, situada cerca de una mesa de piedra y que se utilizaba para anunciar a la población las decisiones importantes. Junto a ella se encuentra el poste de la picota de granito, del siglo XVI, adornado con la esfera armilar.

Dónde dormir en Portugal Central

El centro de Portugal es un lugar lleno de paisajes muy diferentes entre ellos. Se puede pasar de la montaña al mar, por los parques naturales hasta llegar a los monasterios seculares.

Hay hoteles excelentes situados en la ciudad de Coímbra, que podría ser la mejor opción debido a su céntrica posición respecto a un amplio radio de cosas para visitar en la zona. También es interesante optar por alojarse en la ciudad de Tomar, donde el Hotel dos Templarios, el Hotel Cavalieros de Cristo y el Hotel Trovador disponen de servicios óptimos.

Una gran idea para visitar la ciudad de Óbidos es pasar al menos una noche en el interior del castillo, alojándose dentro de la Pousada do Castelo.

Por último, si decidís quedaros en la ciudad de Nazaré, tendréis la opción de elegir hoteles excelentes y pequeñas casas de huéspedes: tened en cuenta de todas formas que esta ciudad atrae a muchos turistas y puede ser un poco menos auténtica que el resto de la zona.

hotelAlojamientos en Coímbra hotelTomar hotelÓbidos hotelNazaré
Mapa
Coímbra

Coímbra

Leer el artículo
Tomar

Tomar

Leer el artículo
Óbidos

Óbidos

Leer el artículo
Nazaré

Nazaré

En Nazaré, una pintoresca ciudad costera, todo lleva al océano: las agitadas pescaderas, los coloridos...
Fátima

Fátima

El Santuario de Fátima es uno de los mayores santuarios religiosos de Europa después de Lourdes, y...
Aveiro

Aveiro

Las guías turísticas la han bautizado como la "Venecia de Portugal", pero Aveiro es una ciudad con...
Peniche

Peniche

Con sus maravillosas playas, un animado puerto y deliciosos restaurantes de pescado, Peniche es una pequeña...
Itinerario entre pueblos y castillos de Portugal

Itinerario entre pueblos y castillos de Portugal

Para pasar unas vacaciones originales, dar un salto en el tiempo y seguid nuestro itinerario de diez días entre pueblos y castillos de Portugal.
Leer más
¿Es útil para ti este artículo?

Ttu opinión es muy importante para nosotros, vamos a saber lo que piensa con las estrellas

Valoración media 5 en 1 votos