Porto e Norte, la región del norte de Portugal

El norte de Portugal os encantará con sus exuberantes valles, viñedos, pueblos maravillosos y la ciudad de Oporto, patrimonio de la humanidad.

La región norte de Portugal, con su naturaleza exuberante debido a las fuertes lluvias de otoño, es una zona muy interesante para visitar. Entre colinas, bosques y valles hay ciudades cosmopolitas y pueblos donde el tiempo parece haberse detenido.

Todo esto y mucho más os espera si decidís visitar esta región, un conjunto de paisajes muy diversos cuyos contrastes hechizan a los turistas que llegan hasta esta zona para admirar las vistas, pero también para disfrutar de la buena comida y para beber un vino excelente.

Dónde está?

El norte de Portugal limita al norte y al este con España, al sur con Portugal central (la línea divisoria es la ciudad de Oporto) y al oeste con el Océano Atlántico. Se extiende sobre una amplia área de unos 136 kilómetros por cada lado.

La región se cruza en poco más de una hora y media, aunque merece una visita minuciosa, empezando por su capital Oporto, conocida por su patrimonio arquitectónico, por su casco antiguo incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, por su sorprendente paisaje y por la producción del vino del mismo nombre famoso en todo el mundo.

Qué ver en el norte de Portugal

Oporto no es el único punto de interés del norte de Portugal: se pueden recorrer las orillas del río Duero atravesando colinas y paisajes exuberantes, reservas naturales, campos, pueblos protegidos por la UNESCO, sin contar las posibilidades que ofrece la magnífica costa, adecuada para unas vacaciones de playa. Un territorio tan diverso que sin duda sabrá satisfacer los deseos de todos.

Oporto

El barrio de la Ribeira en Oporto

Oporto, con su ambiente decadente y encantadora, es capaz de fascinar de inmediato con su belleza a todos los visitantes. La ciudad se divide en tres partes: la ciudad alta, que consiste en la zona más moderna con tiendas y restaurantes, la ciudad baja, situada a orillas del río Duero y núcleo original de la ciudad, y la zona del otro lado del río, que hoy en día forma parte del municipio de Vila Nova de Gaia, donde se encuentran las bodegas de las etiquetas que producen el vino de Oporto.

Los principales puntos de interés de Oporto no pueden resumirse en unas pocas líneas, sin embargo es imprescindible visitar la Catedral de la Sé de Oporto, que construida en la ciudad alta es el edificio más importante de la ciudad, la Iglesia y la Torre de los Clérigos, la torre más alta de Portugal y uno de los símbolos de Oporto desde donde se goza de la mejor vista de la ciudad, y el Mercado do Bolhao, el lugar ideal para disfrutar de la esencia de Oporto.

También son muy interesantes algunos edificios históricos como la Estación de Sao Bento, construida en el siglo IX sobre los restos de un antiguo convento, el Palacio de la Bolsa, la sede de la Asociación Comercial de Oporto y construida en estilo neoclásico en el siglo XIX, la Librería Lello e Irmao, que apareció en la película de Harry Potter, y la Casa de la Música, construida en 2001 pero que se convirtió de inmediato en uno de los símbolos de la nueva Oporto.

Braga

El Castillo de Braga

Braga, una ciudad de origen romano, que conserva principalmente un estilo barroco. Esta es la tercera ciudad de Portugal y tiene que ser descubierta sin prisas para poder apreciar toda su belleza.

Hay que visitar el Santuario do Bom Jesus do Monte, construido en estilo neoclásico con inspiración italiana. La escalinata que conduce a la parte superior está formada por rellanos decorados con fuentes, estatuas y otros adornos barrocos, y el Santuario do Sameiro, el lugar de culto mariano más visitado de Portugal, que cada año atrae a muchísimos fieles. Desde un punto de vista artístico no es de gran interés, a excepción del sagrario de plata y la imagen de la patrona, pero la visita está justificada por la espléndida vista que se puede admirar una vez llegados a la cima.

En cuanto a los aspectos culturales de Braga, hay que pararse en el Museo Biscainhos, situado dentro del Palacio Biscainhos, cuya exposición permanente alberga colecciones de artes decorativas, instrumentos musicales, escultura, talla, azulejos y pintura. También es interesante el Palacio Raio, una residencia del siglo XVIII con fachada rococó revestida de azulejos azules y ventanas enmarcadas por frisos de granito tallados.

Por último, en los alrededores de Braga se encuentra el Parque Nacional de Peneda-Gerês, la única zona portuguesa protegida clasificada como Parque Nacional.

  • Descubre más sobre Braga

Guimarães

Iglesia de Nossa Senhora da Consolação e Santos Passos en Guimarães

Guimarães es una ciudad medieval candidata a convertirse en Patrimonio de la Humanidad. Es una de las ciudades más antiguas de Portugal y uno se da cuenta enseguida paseando por las calles medievales del casco antiguo hasta llegar al castillo que domina la ciudad.

El castillo de Guimarães, con sus siete torres, está situado en la cima de una colina en el casco antiguo de la ciudad, y fue construido en el siglo XI para defender el monasterio y los centros urbanos cercanos. Aquí, entre otras cosas, nació también el primer rey de Portugal.

Hay varias otras cosas que visitar en Guimarães, entre ellas el Palácio dos Duques de Bragança, construido en el siglo XV por orden de D. Afonso, que se eleva sobre el casco antiguo, la Igreja de São Miguel do Castelo, situada entre el castillo y el Palácio dos Duques de Bragança, la Igreja de São Gualter, construida en el siglo XVII y actualmente la iglesia más importante de la ciudad, y la Plataforma das Artes e Criatividade, un proyecto de transformación del Antiguo Mercado en un espacio multifuncional dedicado a actividades artísticas, culturales y sociales.

Viana do Castelo

Viana do Castelo es una elegante ciudad con vistas al Océano Atlántico, todavía poco conocida por el turismo de masas. Nació gracias a las ganancias de las actividades pesqueras y del comercio con Brasil, y merece la pena visitar su puerto, donde se desarrolla una intensa actividad marinera.

También es muy interesante el Santuário de Santa Luzia, situado en el Monte de Santa Lucía. Su construcción no terminó hasta 1954, y es de estilo neobizantino. Hay que citar su techo decorado con pinturas; justo encima se encuentran las ruinas del casco antiguo.

El Castelo de Santiago da Barra fue construido en el siglo XV y se encuentra cerca del puerto. Es muy interesante recorrer el perímetro de las murallas para admirar la ciudad desde una perspectiva insólita. En la Praça da República se encuentra en cambio el antiguo Ayuntamiento, similar a un fuerte. Hoy en día se utiliza para acoger exposiciones de arte contemporáneo.

En Viana do Castelo también hay dos interesantes museos: son el Museu de Artes Decorativas, ubicado en un palacio del siglo XVIII, que alberga una impresionante colección de muebles y cerámica del siglo XVII-XVIII, y el Museu do Traje, que muestra los trajes tradicionales que eran utilizados para la agricultura, la pesca y la recolección de algas, así como los utilizados para la Peregrinación de la Virgen de la Agonía.

Amarante

Amarante es un encantador pueblo inmerso en el valle del Duero, a orillas del río Tâmega. Su nacimiento no está bien documentado, se dice que fue descubierto por los romanos y que debe su nombre a un centurión romano, Amarantus.

La ciudad debe su fama al monje benedictino San Gonçalo, que llegó en una peregrinación. Hoy en día es honrado por la población con un festival religioso y folklórico. En el casco antiguo de la ciudad dos de los monumentos más importantes son la Iglesia de São Gonçalo y el Puente de São Gonçalo. Este último simboliza el recuerdo de la histórica resistencia popular a los ejércitos napoleónicos.

También merece la pena visitar la Iglesia de São Pedro y de São Domingo, mientras que el Museo Amadeo Souza Cardoso rinde homenaje al artista portugués y alberga sus obras de pintura contemporánea.

En Amarante también se puede visitar la casa donde vivió Teixeira de Pascoaes, uno de los poetas y escritores más importantes del siglo XX.

Barcelos

Barcelos es una encantadora ciudad de origen medieval. El centro histórico de la ciudad está formado por el Puente, por las murallas de las que se conservan la Torre de Porta Nova, por el Paço dos Duques y por la Igreja Matriz.

También se pueden admirar las residencias y casas históricas, como el Solar do Pinheiros o la Casa do Condestável. Caminando por las calles del centro, pasaréis por el Largo da Feira, hoy en día Campo da Republica, donde se encuentran las iglesias del siglo XVIII de Bom Jesus da Cruz y Nossa Senhora do Terço.

También merece la pena visitar el Museu da Olaria y el Centro de Artesanato de Barcelos, que os darán una idea completa de la expresión artística de la región. Entre las obras expuestas, la más representativa es la del colorido Gallo de Barcelos.

Lamego

Lamego es una ciudad muy antigua, tanto que ya fue habitada por los Visigodos en el siglo VII. Tuvo una época de gran prosperidad cuando se producía aquí el “vino fino”, que después dio lugar al famoso vino de Oporto. De la época medieval se conservan el castillo, la catedral y la iglesia de Santa María de Almacave.

Durante muchos siglos la ciudad fue influenciada por la Iglesia, por lo que se enriqueció con numerosos lugares de culto de estilo clásico. Son muy bonitas e importantes la Igreja do Convento de Santa Cruz con vistas a la ciudad y el suntuoso y monumental santuario barroco dedicado a Nossa Senhora dos Remédios.

La ciudad da las gracias a la Virgen dedicándole cada año del 6 al 8 de septiembre la peregrinación a Nossa Senhora dos Remédios. La ubicación de Lamego, cerca de las orillas del Duero, también ofrece la oportunidad de hermosos paseos para admirar el maravilloso panorama de los grandes valles donde nace el vino de Oporto.

Ponte da Barca

El Ponte da Barca se encuentra en la frontera con la región del río Lima; se cree que el nombre deriva del barco que hacía el trayecto entre las dos orillas antes de la construcción del puente, que tuvo lugar en el siglo XV. Esta región antes era conocida como Terra de Nóbrega o Anóbrega, que se cree que derive del nombre romano “Elaneobriga”.

El casco antiguo del pueblo, con casas rurales y hermosos monumentos del siglo XVI-XVII, merece la pena sin duda una visita, así como sus alrededores. Aquí se puede admirar la iglesia románica de Bravães y el Castillo de Lindoso, ambos del siglo XIII. Este último desempeñó un papel importante en la defensa de la región.

En cambio, el Parque Nacional de Peneda Gerês es el lugar ideal para practicar deportes y relajarse.

Valença do Minho

Valença do Minho es una ciudad fortificada en forma de estrella. No os perdáis el paseo por las murallas, desde donde se puede disfrutar de una magnífica vista de la ciudad. Las principales atracciones son:

  • Fortaleza de Valença do Minho: su historia inició hace unos 800 años cuando comenzó la construcción de la fortaleza, que constaba de murallas y un castillo medieval. Durante la guerra de la Restauração, la fortificación existente se convirtió en un baluarte de estilo Vauban, ganando en tamaño y apariencia.
  • Elos da Montanha: es un hermoso sendero peatonal que serpentea las colinas y montañas del norte de Portugal. El recorrido también es ideal para hacer senderismo con toda la familia, también es posible pasar la noche en los refugios.
  • Museu Do Bombeiro: situado en el interior de un antiguo hospital militar y ex-departamento de bomberos, hoy en día alberga una colección que evoca la historia de los bomberos de la zona en los últimos siglos.

Dónde dormir en el norte de Portugal

Muy a menudo cuando se va de vacaciones y hay que decidir dónde alojarse, nos decantamos por un simple hotel en el centro de la ciudad. Pero en esta región tan auténtica y todavía fuera del turismo de masas, se puede optar por una clásica pensão, o por una pousada, es decir, posadas de lujo ubicadas en castillos, palacios y monasterios restaurados con el objetivo de valorizar el patrimonio artístico y paisajístico.

También podría ser interesante alojarse en una posada, en una granja o en un camping, situado en la costa.

Alojarse fuera de los centros habitados en establecimientos como los citados anteriormente, os dará la oportunidad de dormir en lugares donde la hospitalidad es uno de los valores añadidos, donde los hoteleros os recomendarán personalmente excursiones para descubrir tesoros ocultos, lugares que difícilmente sería posible descubrir solos.

Por supuesto, quien escoge Oporto como base tendrá una gran variedad de lugares donde dormir: desde pequeños hoteles de gestión familiar hasta casas de huéspedes, pasando por albergues hasta llegar a hoteles de grandes cadenas internacionales, estos últimos presentes principalmente en la parte nueva de la ciudad o en las inmediaciones del aeropuerto.

hotelAlojamientos en Oporto

Cómo llegar al norte de Portugal

El aeropuerto de Oporto es la puerta de entrada a la región y uno de los aeropuertos más grandes de Portugal, el tercero por tráfico de pasajeros después de los de Lisboa y Faro y es un punto de llegada ideal para descubrir la ciudad de Oporto y todo el norte de Portugal.

El aeropuerto se llama Francisco Sa Carneiro, en honor al primer ministro portugués que, viajando de Lisboa a Oporto, murió en un accidente aéreo. Está a unos 10 km de la ciudad, y se puede llegar al centro con varios medios diferentes, como coche, metro, tren, autobús y taxi.

El aeropuerto de Oporto es utilizado por las compañías nacionales pero también por varias líneas aéreas low cost para vuelos nacionales, internacionales e intercontinentales. Ryanair tiene una de sus bases logísticas en Oporto.

Mapa