Porto Santo

Porto Santo es una pequeña isla del archipiélago de Madeira, tiene un mar maravilloso y es el lugar ideal para relajarse en su larga playa de arena.

Porto Santo es una isla de Portugal que forma parte del archipiélago de Madeira, cuya isla homónima se encuentra a poco más de 40 kilómetros en dirección noreste.

Se encuentra en pleno Océano Atlántico, al oeste de Europa y África. La isla es pequeña: se tarda poco más de media hora en cruzarla, pero es un conocido destino turístico, desde que en la segunda mitad del siglo pasado, comenzaron a surgir diversos hoteles.

Porto Santo también tiene un hermoso campo de golf de 18 hoyos, ideal para atraer hasta aquí a los numerosos turistas entusiastas de esta disciplina. Pero sin duda, el mayor atractivo de la isla son sus espléndidas playas, largas y arenosas, situadas en el lado sur y favorecidas por un clima resplandeciente, templado y agradable, incluso durante los meses de invierno.

Dónde dormir en Porto Santo

Vila Baleira

Vila Baleira es el centro habitado más grande del municipio de Porto Santo, el único de la isla. Es el pueblo principal y por esta razón aquí se encuentran los servicios principales: supermercados, farmacias, tiendas, pero también una larguísima playa de arena que se asoma directamente al centro.

El muelle de hormigón entra en el mar durante un centenar de metros, y regala magníficas vistas del perfil de la isla: ideal para un paseo al atardecer.

Los hoteles en Vila Baleira son en su mayoría pequeñas estructuras, casas de huéspedes o hoteles boutique. Para encontrar los grandes complejos con piscina o las urbanizaciones turísticas, hay que desplazarse algunos kilómetros.

Cabeço Da Ponta

A lo largo de la costa que conecta Vila Baleira con Cabeco Da Ponta, se encuentran numerosos hoteles ubicados directamente en la playa, a menudo elegidos por una clientela que busca el todo incluido y todas las comodidades.

Alojarse a lo largo de la costa es, por lo tanto, ideal para los que quieren relax y tranquilidad en las vacaciones, quizás con vistas a una playa oceánica de aguas cristalinas.

Camacha

Camacha es la localidad de Porto Santo más cercana al aeropuerto. Está en el interior, casi en las montañas, y la costa más cercana es la del norte, alta y rocosa.

Por esta razón, alojarse en Camacha es perfecto para los que quieren entrar en contacto con la naturaleza de Porto Santo, o simplemente para los que necesitan descansar unas horas recién llegados o antes de volver a casa.

hotelTodos los alojamientos en Porto Santo

Playas de Porto Santo

A decir verdad, Porto Santo tiene sólo una playa. Pero hace su papel, ya que tiene siete kilómetros de largo y baña prácticamente toda la costa sur de la isla.

La playa se extiende desde Ponta da Calheta hasta el extremo sur de la isla, y termina con el embarcadero del Club Náutico de Porto Santo, a 7 kilómetros al noreste.

Es una playa magnífica, la arena es fina y dorada, y las aguas del Océano Atlántico regalan colores magníficos. Casi toda la playa es libre, pero en algunas zonas está equipada, especialmente cerca de los hoteles, bares y restaurantes y de Vila Baleira, con sombrillas y tumbonas.

La costa norte y la costa este de Porto Santo son en cambio, prácticamente inaccesibles: altas y rocosas, no hay accesos al mar y ni siquiera son ideales para ser visitadas en barco, debido a las fuertes corrientes que atraviesan esta zona del Océano.

Qué ver en Porto Santo

Porto Santo es una isla pequeña y árida, y más allá de su espléndida playa en la costa sur, no hay mucho que ver.

Sin embargo, para quienes deseen pasar un día diferente o estén buscando atracciones histórico-culturales, será interesante visitar la casa de Cristóbal Colón, actualmente transformada en un museo, que permite conocer de cerca los grandes descubrimientos portugueses, pero también objetos de la época como mapas, herramientas de navegación, retratos y otras obras de arte. Se encuentra en Vila Baleira, en pleno centro.

Cristóbal Colón se casó en Porto Santo y vivió aquí durante algún tiempo.

También en Vila Baleira se encuentra la Igreja Matriz, es decir, la Iglesia Madre, construida en 1430 y saqueada en 1556 por los bucaneros franceses. Hoy en día, aquí dentro se pueden admirar espléndidos cuadros de Martin Conrad y Max Romer.

El Paços do Concelho, el Palacio del Consejo, es actualmente el ayuntamiento del municipio de Porto Santo. El edificio se remonta al siglo XVI, y desde entonces ha sido utilizado como edificio municipal y como prisión.

En cuanto a la belleza natural, es imperdible la subida al Pico Castelo, donde hay una terraza panorámica desde la que, a una altitud de 437 metros, se disfruta de una impresionante vista de Vila Baleira y del resto de Porto Santo. También es interesante visitar el Miradouro das Flores, situado en la parte oeste de la isla, no muy lejos del campo de golf.

La altura más elevada de Porto Santo es el Pico da Facho, con sus 516 metros de altitud. Se puede recorrer un paseo circular, con espléndidas vistas de toda la isla. En la parte superior hay un hermoso punto panorámico, también se puede llegar en taxi y empezar la caminata desde allí.

Vida nocturna

No se puede decir que Porto Santo sea el destino ideal para los que buscan discotecas y diversión nocturna hasta por la mañana. Es pequeña e íntima, adecuada para una clientela más refinada o para parejas. De todos modos, en verano se defiende bien: los que viajan de forma independiente solo tendrán que ir a Vila Baleira, donde hay algunos bares de playa y discotecas.

Entre ellos, Tia María es uno de los beach bar más activos en la escena nocturna de Porto Santo, el destino ideal para pasar una larga noche bajo las estrellas. También es interesante la discoteca Challenger, ubicada en la zona nueva de O Penedo do Sono, donde actúan djs de renombre internacional.

En el centro de Vila Baleira se encuentra finalmente la Taberna do Inferno, que atrae principalmente a veraneantes de mayores de 30 años, con buena música.

Hay que tener en cuenta que de todos los turistas que visitan Porto Santo, muchos son huéspedes de grandes hoteles o urbanizaciones, por lo que pasan las noches allí, entre bailes de grupo, espectáculos de animación y noches populares.

Cómo llegar a Porto Santo

El aeropuerto de Porto Santo, ubicado más o menos en el centro de la isla, representa la puerta de entrada principal. Inaugurado en 1959, se ha desarrollado en los años sucesivos gracias a la llegada del turismo: hoy en día la pista tiene 3 kilómetros de largo y en 1995 se construyó una nueva terminal.

Para llegar a Porto Santo en avión, TAP Portugal ofrece vuelos regulares desde Lisboa, mientras que Aero VIP la conecta con la cercana Madeira. Estos son los únicos vuelos operativos durante todo el año, por supuesto con escala, pero vale la pena señalar que muchas compañías chárter organizan vuelos a Porto Santo, sobre todo en verano.

Como alternativa, también se puede llegar a Porto Santo en barco desde la isla de Madeira: la travesía sale de Funchal y llega a Vila Baleira, dura aproximadamente una hora y el precio del billete de ida y vuelta es de unos 50 euros, dependiendo de las ofertas y de la temporada.

Mapa

Alojamientos Porto Santo

¿Buscas un alojamiento en Porto Santo?

Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles en Porto Santo
Mostrarme precios