Monasterio de los Jerónimos

Declarado Patrimonio de la Unesco, el Monasterio de los Jerónimos es considerado una de las obras maestras arquitectónicas de estilo gótico manuelino más hermosas del mundo.

El Monasterio de los Jerónimos, (en portugués Mosteiro dos Jerónimos), el monumento más famoso y visitado de Lisboa, no es sólo una obra arquitectónica excepcional, sino también un símbolo importante de la identidad y de la cultura portuguesa.

Esta obra maestra de estilo manuelino, una expresión artística puramente portuguesa que mezcla elementos del gótico tardío y del renacimiento, fue fundado por orden del rey Don Manuel I, cerca del lugar donde Enrique el Navegante, figura clave para la expansión de Portugal en el extranjero, había construido una iglesia dedicada a Santa María de Belém.

Este monumento, al igual que otras atracciones famosas del barrio de Belém, es una celebración de las hazañas marítimas que trajeron enormes riquezas a Portugal, en particular el viaje triunfal con el que Vasco de Gama abrió la ruta marítima a las Indias.

Visita al Monasterio de los Jerónimos

El Monasterio de los Jerónimos nunca deja de fascinar a sus visitantes por sus abundantes decoraciones, el extraordinario contraste de la piedra con el cielo azul de Lisboa, los portales ricamente esculpidos y el monumental claustro.

Fue construido en 1502 según el proyecto del arquitecto Diogo Boytac y dedicado a San Jerónimo, protector de los marineros; en su realización colaboraron muchos artistas portugueses, franceses y españoles.

La orden de los jerónimos se disolvió en 1833: desde entonces y hasta 1940 el monasterio fue utilizado como escuela y orfanato; en 1907 fue declarado monumento nacional y en 1983 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En sus cinco siglos de historia, el monasterio ha atraído a poetas, navegantes, reyes y artistas, y ha sido el lugar de sepultura de nobles y exploradores: hoy en día es una de las principales atracciones turísticas de Lisboa.

Una hora o hora y media es suficiente para visitar el monasterio, pero para apreciarlo como se merece, os sugerimos visitarlo con calma, sin prisa. Aquí están las principales atracciones del monasterio.

Iglesia de Santa María

La Iglesia de Santa María, de aspecto gótico, tiene una planta en forma de cruz latina con tres naves de igual altura unidas por un techo sostenido por seis columnas; una luz tenue penetra por las ventanas de la iglesia.

En su interior se albergan las tumbas del explorador Vasco de Gama y del poeta Luís Vaz de Camões; también tiene un gran valor el coro, con asientos de madera finamente tallados.

Claustro

El claustro del monasterio de los Jerónimos es probablemente la atracción más asombrosa del monasterio: uno de los más bellos de Europa, es de forma cuadrada y mide 55 metros por cada lado, con dos filas de ventanas bíforas a lo largo de todos los lados.

Es una exaltación de la decoración manuelina, con relieves de columnas vegetales, medallones y nervios en piedra dorada de Alcántara, que se ilumina con espléndidos reflejos de color miel con la cálida luz del sol.

Tomaos todo el tiempo necesario para admirar el claustro en su extraordinaria belleza. Buscad las criaturas fantásticas de la balaustrada superior y los símbolos de la época en la que se construyó el claustro, como la esfera armilar y la cruz de la orden militar.

Al claustro se asoman el refectorio y la Sala Capitular, mientras que el pórtico superior está conectado al coro alto de la iglesia.

Portales

Paraos en el exterior de la iglesia para admirar los monumentales portales, ricamente esculpidos.

El portal de entrada, aunque es más pequeño que el portal sur, es el más importante: simbólicamente orientado al este, es el punto de acceso a la iglesia, perfectamente alineado con el altar mayor. Diseñado por Boitaca, fue realizado por Nicolau Chanterenne en 1517.

A ambos lados de la puerta están colocadas las estatuas de un monarca en el respetuoso acto de la oración: Don Manuel I con San Jerónimo a la izquierda y la reina María con San Juan Bautista a la derecha.

En la parte superior se pueden observar tres nichos con grupos escultóricos que representan la Anunciación, el nacimiento de Cristo y la adoración de los Reyes Magos.

Es difícil creer que el portal sur sea, técnicamente hablando, sólo una entrada secundaria: sus magníficas decoraciones lo convierten en el elemento más impactante de toda la fachada.

La figura central representa a Nuestra Señora de Belém con el Niño, a la que está dedicada la iglesia, mientras que en una de las puertas gemelas se puede observar la estatua de Enrique el Navegante con armadura de caballero; domina el conjunto de la composición una estatua del Arcángel Miguel.

Billete de entrada al Monasterio de los Jerónimos

El Monasterio de los Jerónimos es una de las atracciones incluidas en la Lisboa Card, la tarjeta turística que permite el acceso gratuito o con descuento a los museos y monumentos más famosos de la ciudad, así como el uso ilimitado del transporte público. Si planeáis visitar varios monumentos y utilizar el transporte público, la Lisboa Card es la solución más conveniente.

Como alternativa, podéis elegir entre el billete individual para el monasterio o los billetes combinados que incluyen la entrada a otros lugares de interés como la Torre de Belém, el Museo de Arqueología y otros museos.

Cómo llegar al Monasterio de los Jerónimos

El Monasterio de los Jerónimos está situado en el barrio de Belém y se puede llegar desde el centro de Lisboa con el tranvía nº 15, el metro y con varios autobuses.

Como ahorrar en billete de ingreso

Dedicados a quien desea visitar Portugal, las tarjetas turísticas permiten ahorrar sobre las entradas a las más importantes atraccciones turísticas, sobre los medios de transporte y sobre las principales actividades.
Monasterio de los Jerónimos es una de las atracciones incluidas en la Lisboa Card.

Mapa

Alojamientos Monasterio de los Jerónimos

¿Buscas un alojamiento cerca de Monasterio de los Jerónimos?

Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Monasterio de los Jerónimos
Mostrarme precios