Castillo de São Jorge

Una de las atracciones más famosas de Lisboa, el Castillo de São Jorge es una visita magnífica y al mismo tiempo el mejor punto para observar la ciudad.

Donde quiera que estéis en el centro de Lisboa, sólo tenéis que alzar la vista para encontrar delante de vuestros ojos la maravillosa vista del Castillo de São Jorge, atrincherado en lo alto de la colina donde se fundaron los primeros asentamientos de la ciudad.

No hace falta ser expertos en historia para emocionarse con la vista del castillo: es una imagen al mismo tiempo tranquilizadora, siempre presente desde hace más de mil años, encantadora y muy romántica, especialmente de noche cuando el castillo iluminado adquiere una atmósfera verdaderamente mágica.

Sucede lo mismo al contrario, o mejor dicho desde el castillo se puede disfrutar de una magnífica vista panorámica de la ciudad y del río… incluso a 360 °!

Con sus imponentes murallas, las sombreadas avenidas arboladas y sus silenciosos jardines, el Castillo de São Jorge es uno de los rincones más fascinantes de Lisboa, por lo que sería un delito no dedicarle al menos medio día.

Visita al Castillo de São Jorge

El Castillo de São Jorge es un complejo monumental que incluye edificios, ruinas y jardines: una visita completa puede durar varias horas. Si os entrara hambre no os preocupéis: dentro del complejo también hay una cafetería y el restaurante Casa Do Leão.

La entrada al castillo es de pago; el precio del billete incluye visitas guiadas gratuitas en inglés, español y portugués que se realizan varias veces al día, pero también se puede visitar el castillo de forma independiente.

Entrada reducida con la Lisboa Card

El Castillo de São Jorge es una de las atracciones incluidas en la Lisboa Card, la tarjeta turística de Lisboa que os permite el acceso gratuito o con descuento a las atracciones más importantes de la ciudad, a los medios de transporte y a las principales actividades incluyendo visitas y espectáculos.

Qué visitar en el complejo del Castillo

Estas son las atracciones que os esperan en su interior.

Castillo

La parte de este complejo que está señalizada como “castelo” es una fortaleza construida por los moros en la primera mitad del siglo XI; a diferencia de lo que el nombre podría sugerir, no era un palacio real; era una guarnición militar que sólo podía albergar al gobernador y a los nobles en caso de sitio.

Ni siquiera tenéis que pensar que se trata del edificio más antiguo de esta colina: al contrario, fue el último bastión defensivo construido por los moros para proteger a la élite en la “citadela”. Los testimonios históricos confirman la presencia de asentamientos habitados desde la antigüedad.

Lo que hace a esta fortaleza particularmente fascinante es su ubicación: fue construida sobre la zona más difícil de acceso de la colina aprovechando las escarpaduras naturales, el Castillo tiene un aire imponente, hoy en día evocador, pero estamos seguros de que la vista de este edificio en los siglos pasados debía de resultar por lo menos intimidante.

Vista de Lisboa y del Castillo

Ruinas del antiguo Palacio Real

A partir del siglo XIII los antiguos edificios árabes fueron ampliados y adaptados para albergar a la corte real, el obispo y los archivos reales; en el siglo XIV la transformación de fortaleza militar en palacio real ya había sido completada: volvió a tener una función militar defensiva entre los siglos XVII y XVIII.

Los restos más significativos del antiguo palacio real están constituidos por los edificios que albergan hoy en día la exposición permanente, la cafetería y el restaurante; otros elementos arquitectónicos que forman parte del palacio real se pueden ver en la zona del jardín romántico y de la galería.

Exposición permanente

En las salas del castillo hay una exposición permanente sobre la historia de Lisboa con hallazgos provenientes del yacimiento arqueológico: se trata de una colección que abarca más de dos mil años de historia, con énfasis en el período de ocupación de los Moros entre el siglo XI y el siglo XII.

Cámara Oscura

Una de las atracciones que más fascina a los visitantes del Castillo de São Jorge es la Cámara Oscura, que podréis admirar dentro de la Torre Ulises, dedicada al legendario fundador de la ciudad.

Un periscopio colocado en la parte superior de la torre capta las imágenes de la ciudad a 360º y gracias a un ingenioso sistema de lentes ópticas y espejos devuelve a los visitantes una visión completamente original.

Podréis observar minuciosamente la ciudad en tiempo real, con sus monumentos y las zonas más conocidas, el río y las personas que caminan e ignoran vuestra mirada curiosa.

Mirador

Si todas las atracciones arriba mencionadas no fueran de vuestro interés, vale la pena pagar la entrada al castillo para admirar la extraordinaria vista de la ciudad de la que disfrutaréis desde aquí.

Gracias a su especial ubicación, el Mirador del castillo de Sâo Jorge supera a todas las demás terrazas panorámicas de Lisboa: es sin duda el mejor punto de observación para admirar desde las alturas esta maravillosa ciudad, tal vez a la hora del atardecer si queréis añadir un toque de romanticismo.

Si sois apasionados de la fotografía podréis deleitaros con vuestra creatividad, pero si sois fotógrafos mediocres no os preocupéis: con un tema tan sugerente enfrente de vuestra cámara las fotos excepcionales están aseguradas.

Jardines

Los jardines del castillo representan un pequeño oasis de vegetación en la ciudad, donde podréis descansar para tomar un poco de aire después de la fatiga de la subida. Réplica de los antiguos jardines reales, aquí crecen árboles de diferentes especies: podréis pasear entre olivos, pinos, algarrobos y otras especies nativas de Portugal.

Yacimiento arqueológico

La única zona del castillo a la que se accede sólo mediante una visita guiada es el yacimiento arqueológico, que incluye ruinas que datan de tres períodos significativos de la historia de Lisboa: el siglo VII a.C., al que se remontan los primeros asentamientos habitados, la era islámica, durante la cual fue construido el castillo, y el período inmediatamente sucesivo al terremoto.

Visitas guiadas al Castillo

Si queréis tener un guía a vuestra disposición que os muestre más atracciones de Lisboa, reservad una visita online.

Curiosidades

  • A lo largo de la pared norte de las murallas defensivos se abre la Puerta de la Traición, llamada así porque era utilizada por los mensajeros secretos al entrar o al salir del castillo.
  • Son once las torres que aún se conservan: entre ellas la Mazmorra, la Torre Caída(también conocida como Torre do Tombo), la Torre del Palacio, la Torre de la Cisterna y la Torre de San Lorenzo.
  • ¿Tenéis curiosidad por saber cómo era la ciudad de Lisboa antes del devastador terremoto de 1755? Echad un vistazo a la ilustración colocada a la entrada de la Exposición Permanente: es una reproducción de un dibujo del siglo XVI que representa el testimonio más significativo de lo que era el Palacio Real y la ciudad de Lisboa antes del terremoto.
  • El castillo fue declarado monumento nacional en 1910; las obras de restauración se llevaron a cabo entre 1938 y 1940.
  • El histórico tranvía 28 para cerca del castillo: no es el medio más cómodo para llegar pero es sin duda el más fascinante.

Como ahorrar en billete de ingreso

Dedicados a quien desea visitar Portugal, las tarjetas turísticas permiten ahorrar sobre las entradas a las más importantes atraccciones turísticas, sobre los medios de transporte y sobre las principales actividades.
Castillo de São Jorge es una de las atracciones incluidas en la Lisboa Card.

Mapa

Alojamientos Castillo de São Jorge

¿Buscas un alojamiento cerca de Castillo de São Jorge?

Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles cerca de Castillo de São Jorge
Mostrarme precios