Belém, el barrio de los descubrimientos

La Torre de Belém es uno de los monumentos más visitados de Lisboa. El barrio del mismo nombre ofrece numerosas atracciones así como los pasteles más famosos de la ciudad.

Para algunos turistas Belém es la “escapada” del centro de Lisboa: en realidad está a sólo 6-7 km de la céntrica Rossio, pero efectivamente es un mundo en sí mismo, con una mayor amplitud respecto a los barrios centrales como la Baixa, Chiado y Alfama.

Ubicado a orillas del río Tajo, el barrio de Belém es encantador para visitarlo en un día soleado gracias a una larga ribera que se extiende por varios kilómetros, amplios espacios abiertos con parques y jardines, adornados monumentos manuelinos que parecen resplandecer a la luz del sol.

Si tuvierais la mala suerte de llegar aquí en uno de los pocos días de lluvia no os desaniméis porque las numerosas atracciones cubiertas presentes en esta zona, empezando por la famosísima Torre de Belém, os mantendrán ocupados (y secos!) todo el día.

Belém y la expedición de Vasco de Gama

Aquí no hay playa, estamos en la desembocadura de un río, no obstante el barrio de Belém tiene su peculiar encanto marinero.

Tal vez esto se deba al hecho de que precisamente desde aquí salió una expedición fundamental en la historia de las conquistas marítimas que cambió completamente el destino de Portugal: estamos hablando de Vasco de Gama, que en 1497 se embarcó en un largo viaje de dos años que le permitió descubrir la ruta de las Indias. Desde entonces llegaron inmensas riquezas a Portugal y todavía hoy Belém celebra el triunfo de la navegación.

Qué ver en Belém

El monumento más famoso del barrio de Belém es, por supuesto, la imponente torre del mismo nombre: la Torre de Belém parece nacer de las aguas del río Tajo y se alza majestuosa frente al cielo azul de Lisboa. Fue construido en 1515 con funciones defensivas y se ha convertido en uno de los símbolos de la era de los grandes descubrimientos marítimos. De color gris perla, mezcla elementos de diferentes estilos como el gótico, el bizantino y el manuelino, y deja pasmados a todos los visitantes que vienen a admirar este monumento declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Otro monumento que simboliza el grandioso pasado colonial de Portugal, además de ser Patrimonio de la Humanidad, es el Monasterio de los Jerónimos (Mosteiro dos Jeronimos) que fue construido por voluntad del Rey Dom Manuel I para celebrar la épica hazaña de Vasco de Gama. El explorador está enterrado dentro del monasterio, al igual que los escritores Fernando Pessoa y Luís de Camões. Los Jerónimos, monjes que durante cuatro siglos vivieron en el interior del monasterio, tenían la función espiritual de atender y confortar a los marineros.

Mucho más reciente, realizado de hecho en 1960, es el Monumento a los Descubrimientos o Padrão dos Descobrimentos: una enorme carabela de piedra blanca sobre cuyas paredes están representados los protagonistas de los grandes descubrimientos portugueses. Coged el ascensor interior y luego las escaleras para llegar a la parte superior del monumento y admirar la vista del río. 

No os lo perdáis

Un destino encantador en Belém, casi una peregrinación para decenas y decenas de turistas cada día, es la Antiga Confeitaria de Belém, una pastelería histórica lisboeta donde podréis probar los famosísimos pasteles de crema conocidos como pasteis de Belém. Un consejo: comed en el interior del local cómodamente sentados en una mesa en vez de hacer la cola de pie para comprar pasteles para llevar: la sala interior está maravillosamente decorada con azulejos blancos y azules y evitaréis el aburrimiento de tener que hacer una fila larguísima.

Museos

En el barrio de Belém hay interesantes museos temáticos:

  • Museu do Design: expone obras de diseño internacional coleccionadas desde 1937
  • Museu Nacional dos Coches: es una lujosa colección de coches del siglo XVII al siglo XIX
  • Museo da Marinha: no podía faltar en esta zona un museo enteramente dedicado a la navegación marítima, con maquetas de barcos, botes de remo decorados y objetos curiosos
  • Museu Nacional de Arqueologia: expone hallazgos históricos desde la prehistoria hasta la época árabe
  • El Centro cultural de Belém es probablemente el centro cultural más importante de Lisboa. Organiza espectáculos de teatro, música y danza.

Curiosidad

El nombre del barrio proviene de la Virgen María, Santa María de Belén (en portugués Belém), a la que se dedicó la capilla donde Vasco de Gama y sus oficiales velaron antes de la histórica partida de 1497.

La zona de Belém pasó a formar parte de Lisboa entre 1852 y 1885; antiguamente era un municipio autónomo.

Pocos lo saben, pero la Torre de Belém también se llama Torre de San Vicente.

La Torre de Belém se encuentra ahora frente al río y está unida a tierra firme a través de una pasarela de madera, pero fue construida originalmente… en una isla! Sólo después de las variaciones del curso del río ocurridas después del terremoto de 1755 la torre llegó a encontrarse en su posición actual. El monasterio de los Jerónimos también fue una vez bañado por las aguas del río.

El Monumento a los Descubrimientos que vemos hoy en día no es el original. La primera versión, de 1940, fue demolida porque estaba hecha con materiales pobres y por lo tanto potencialmente corría el riesgo de desplomarse.