Baixa, la ciudad baja

Símbolo del renacimiento de la ciudad, la Baixa es un barrio central de Lisboa que se extiende desde el Rossio hasta el río, con elegantes calles peatonales y plazas.

La Baixa o ciudad baja, es el barrio más elegante de Lisboa, símbolo del renacimiento de la capital tras el devastador terremoto de 1755 e impulsada por el marqués de Pombal. La transformación de esta zona que una vez estaba al lado del palacio real, fue tan radical que el barrio también se llama Baixa pombalina.

Paseando por la retícula ordenada de calles y callejones perpendiculares y paralelos de la Baixa, que recuerda a un tablero de ajedrez, experimentaréis una sensación completamente diferente respecto al desordenado batiburrillo de callejuelas de la cercana Alfama, el barrio más tradicional de Lisboa.

Espacios amplios, calles peatonales, aberturas hacia el río y elegantes edificios señoriales caracterizan esta zona que para muchos turistas es el primer acercamiento con la ciudad. De hecho, aquí hay muchísimos hoteles, b&b y hostales, además de bares, restaurantes y pastelerías, pero también tiendas y oficinas.

No hay nada mejor para comenzar el día con una sonrisa que salir del hotel besados por el sol y sentarse a tomar un café en una de las mesas al aire libre de las elegantes calles y plazas de la Baixa.

Curiosidad: los nombres de las calles

Muchas calles de la Baixa tienen un nombre que recuerda a los antiguos gremios y profesiones: por ejemplo, la Rua dos Fanqueiros (comerciantes de telas), la Rua dos Sapateiros (zapateros), la Rua dos Correeiros (talabarteros), Rua dos Douradores (doradores). Otras, en cambio, tienen el nombre de metales como Rua da Plata.

Qué ver en la Baixa

La Baixa hay que recorrerla a pie: es la zona de los cafés y de las compras, y sus principales atracciones, con una única excepción, son todas al aire libre.

Plaza del Comercio

La amplísima Plaza del Comercio, es el centro de la intervención de reconstrucción de la ciudad ordenada por el Marqués de Pombal, un enorme espacio cuadrado caracterizado por elegantes simetrías y virtuosismos neoclásicos, delimitada en tres de sus lados por edificios señoriales y abierta hacia el río en el cuarto. En el centro de la plaza se impone la estatua de bronce del rey José I, obra de Joaquim Machado de Castro realizada en 1775.

Hace tiempo la plaza representaba el punto de entrada principal a la ciudad, que sucedía casi siempre a través de las aguas: un testimonio de este significado simbólico es Cais das colunas, las dos columnas que parecen emerger del agua al final de una monumental escalera de mármol que baja hasta el río.

Ineludible: el Café Martinho da Arcada

Entre todos los cafés de la Baixa, el Café Martinho da Arcada en la Plaza del Comercio desempeña un papel especial. Es un lugar histórico, frecuentado en el pasado por intelectuales y artistas, entre ellos el escritor Fernando Pessoa. Otro histórico café literario es el Café Nicola de estilo art déco en la plaza del Rossio.

Arco da Rua Augusta

Otra maravilla de la Plaza del Comercio es el Arco da Rua Augusta, en el lado norte de la plaza, que conecta la plaza con la principal arteria comercial de la ciudad.

Este monumental arco del triunfo, iniciado en 1755 y completado en 1873, está decorado con estatuas que representan personajes importantes de la historia de Lisboa, entre ellas el explorador Vasco de Gama y el Marqués de Pombal, al que se debe el aspecto actual de la plaza. Se puede subir a la parte superior para disfrutar de una impresionante vista panorámica del barrio y del río.

Rossio

Al otro lado de la Rua do Augusta se encuentra la segunda plaza más importante de la Baixa, la animada Praça D.Pedro IV, más conocida como Rossio: es el centro neurálgico de la Baixa, un lugar de paso, pero también una parada para tomar café, para residentes y turistas.

Aunque la plaza está flanqueada por edificios elegantes, por una vez, en lugar de levantar los ojos, dirigid vuestra mirada hacia abajo para admirar el precioso pavimento empedrado de piedra caliza blanca y negra que forma un elegante motivo de olas, una clara referencia al mar, verdadero protagonista de la historia de Portugal.

La fachada de la estación del Rossio también es estupenda, un edificio manuelino de tres pisos en la esquina noroeste de la plaza.

Elevador de Santa Justa

El Elevador de Santa Justa es una obra maestra de arte e ingeniería, un gigantesco ascensor que une la Baixa con la colina do Carmo. En funcionamiento desde inicios del siglo XX, tiene un encanto vintage con sus cabinas de madera y latón, pero para la época en la que fue construido era una obra muy innovadora, considerada incluso arriesgada.

Por la noche, cuando está iluminado, es una magnífica vista, así como uno de los mejores puntos panorámicos de Lisboa.

Cómo llegar al barrio de la Baixa

La Baixa es uno de los barrios centrales de Lisboa, está conectado con todos los medios de transporte: tranvía, autobús, metro. También hay enlaces directos con el aeropuerto.