Irse a vivir a Portugal

Cada vez más españoles eligen trasladarse a Portugal por trabajo o para pasar una pensión tranquila, gracias al buen clima y al ambiente relajado.

Muchas personas deciden trasladarse al extranjero y Portugal es uno de los destinos favoritos. Situado en el extremo occidental de Europa, el país está delimitado al oeste y al sur por el Océano Atlántico, y al norte y al este por España.

Portugal se extiende a través de unos 560 km, e incluye además dos territorios en el Océano Atlántico, las Azores y Madeira. Portugal es hoy en día una democracia parlamentaria con un presidente y una constitución, un país que tiene mucho que ofrecer y que ha sido testigo en los últimos años de intensos flujos migratorios de toda Europa, incluyendo nuestro país.

Por lo tanto, trasladarse a Portugal no es difícil, ya sea para trabajar, invertir o jubilarse. Sin duda, ofrece sus beneficios tanto del punto de vista económico como del estilo de vida más tranquilo y relajado. Después de todo no es un cambio tan radical ya que es un país muy similar a España en muchos aspectos.

El pueblo portugués es conocido por su cordialidad, amabilidad y calidez hacia los extranjeros por lo que es fácil enamorarse de este lugar.

Tradicionalmente conocido por el mar, Portugal también tiene muchas zonas interiores de encanto innegable. Este país, con una población de alrededor de 10 millones de habitantes, cuenta con diversos sitios de interés histórico y cultural. Maravillosos castillos, tesoros arquitectónicos y arqueológicos, además de espléndidas ciudades.

La capital de Lisboa es hermosa e intrigante con su movida, Oporto es fascinante y se vive bien, pero los recién llegados también se quedan fascinados con las ciudades del sur, en el Algarve, especialmente los amantes de la hermosa vida de verano. Para aquellos que quieren una vida tranquila hay un montón de lugares para disfrutar de una vida sencilla y apartada.

Trasladarse a Lisboa

La mayoría de los expatriados elige trasladarse a Lisboa, el centro comercial y cultural del Portugal de la arquitectura manuelina, que asegura una vida cosmopolita dedicada a la diversión.

Hay un ambiente de negocios sofisticado, pero también una rica tradición cultural, y una comunidad vivaz representada por personas provenientes de todo el mundo occidental. Aquí, no muy lejos de las ruinas romanas, se alzan resplandecientes, nuevos complejos industriales. Recientemente también se ha revitalizado la zona del paseo marítimo.

Qué ofrece Portugal

¿Qué ofrece este país? Vida tranquila, clima agradable, gente amable pero sin ser intrusiva. Pero hay muchas razones para elegir mudarse a Portugal y dar un cambio radical de vida. Seguramente uno de los aspectos más apetecibles es el clima, que tiende a ser más cálido en invierno y más frío en verano respecto a España.

Pero también las numerosas maravillas del país podrían llevar a tomar la decisión de abandonar España por Portugal: la historia y la belleza natural se entrelazan creando un maravilloso ejemplo de mediterraneidad con algunas influencias orientales.

Además el coste de la vida es bastante bajo, la moneda es el euro por lo que no habrá ningún problema con las conversiones o las estafas con el cambio.

Portugal al estar en Europa, así como en la eurozona no requiere permisos especiales a los españoles. No es necesario obtener un visado o un permiso de residencia para vivir y trabajar aquí.

Burocracia y sanidad

Los españoles que se trasladan a Portugal tienen derecho a la asistencia sanitaria gratuita, al igual que los ciudadanos portugueses. Como en nuestro país, se os asignará un médico de cabecera en uno de los Centros de Saúde, es decir, los ambulatorios. Para acceder a la asistencia sanitaria basta con tener la Tarjeta Sanitaria y un documento de identidad.

La pensión

La pensión es libre de impuestos, por ello muchos jubilados españoles optan por mudarse a Portugal como destino para vivir una vejez serena.

Trabajar y estudiar en Portugal

Para los jóvenes hay muchas oportunidades para trabajar en Portugal, especialmente en el campo turístico. Uno se puede reinventar como guía turístico, profesor de deportes acuáticos, pero también artesano o elegir trabajos relacionados con el servicio en bares, restaurantes u hoteles.

Hay muchas escuelas internacionales para aquellos que quieren aprender portugués, o para los hijos de los expatriados. Portugal ofrece un retrato multicultural posicionado hacia la integración, preservando su identidad cultural pero abrazando las diferentes culturas que históricamente siempre se han entrelazado con la suya.