Faro

Faro es el centro neurálgico del Algarve y es el punto de partida para explorar la magnífica costa. Una ciudad interesante pero ignorada por los turistas.

Faro suele ser considerada como una ciudad de paso; aquí se encuentra el único aeropuerto del Algarve y aquí llegan los turistas que después se dirigen en masas hacia las ciudades costeras y las playas.

Debido a esta falta de interés, la ciudad ha conseguido mantener un ambiente pacífico y un encanto tradicional, que se concentra principalmente en el casco antiguo. Destruida por el terremoto de 1755, se encuentra en la extremidad del Parque Nacional Ria Formosa, a partir del cual se extienden las islas de Faro, famosas por sus playas de aguas cristalinas.

Qué ver en Faro

Visitando Faro no podéis perderos sus edificios y monumentos históricos. Se entra en el casco antiguo pasando por la Puerta Arco da Vila. La estructura data del siglo 19 y se encuentra en frente de las antiguas murallas de la ciudad; aquí cerca también encontraréis la oficina de información turística.

En la plaza central de Faro se encuentran tanto los edificios del Municipio como la Catedral Sé, saqueada por los ingleses y dañada por el terremoto. Hoy en día es una mezcla de estilos. Visitad el lugar sagrado y subid a la parte superior de la torre del reloj, desde donde se disfruta de una excelente vista y donde por cierto tienen sus nidos las cigüeñas.

Continuando a caminar por las calles del centro, se pueden observar las antiguas murallas que se remontan al periodo árabe y las diferentes puertas de acceso. En la entrada este de la ciudadela, se encuentra el Museo Arqueológico.

Los Jardines de Manuel Bivar son un lugar ideal para relajarse: aquí la gente viene a jugar a las cartas y a charlar. La plaza que alberga los jardines da al pequeño puerto.

Capela Dos Ossos

La Capela Dos Ossos es un lugar que sale un poco de los circuitos turísticos. Los restos de muchas personas fueron depositados en esta capilla, ya que hubo un tiempo en que los cementerios estaban llenos.

La capilla se encuentra en el complejo de la Iglesia del Carmo y los huesos están incrustados en los dibujos y adornos de la estructura misma de la iglesia.

Estoi

No muy lejos de Faro, se encuentra el pequeño pueblo de Estoi. El Palacio rosa de Estoi es el ejemplo más hermoso de arquitectura rococó que se puede encontrar en el Algarve.

Los interiores conservan en perfecto estado los azulejos, las baldosas de cerámica pintada y los clásico adornos arquitectónicos de Portugal.

A las afueras de Estoi se encuentran las ruinas de Milreu, que una vez fue una gran villa romana de la que aún se conservan los mosaicos.

Qué hacer en la ciudad

Desde el pequeño puerto de Faro salen todos los días visitas guiadas para descubrir el Parque Nacional de Ria Formosa; son excursiones en barco que conducen a las dos islas de arena, que corresponden con la extremidad final del Parque.

A 5 km de Faro está la Praia de Faro, que es sin duda la mejor playa de las proximidades de la ciudad. Se encuentra ubicada en la localidad de Ilha de Faro, que es una pequeña ciudad donde se pueden encontrar bares y restaurantes.

Una playa alternativa que podéis visitar es la de Ilha Deserta. Se llega con un ferry y es un islote casi completamente virgen. El punto más meridional de Portugal se encuentra aquí, y corresponde con el Cabo de Santa María.

Cómo moverse

Si hay una ciudad en el Algarve donde el transporte público es excelente, esta es sin duda Faro. Desde aquí parten a diario trenes y autobuses a diversas localidades turísticas.

Una vez llegados a Faro, es posible moverse tranquilamente en autobús o coger un coche de alquiler si la intención es la de explorar el Algarve.

Mapa

Alojamientos Faro

¿Buscas un alojamiento en Faro?

Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles en Faro
Mostrarme precios