Cuándo ir a Portugal

Los consejos para elegir el momento adecuado para un viaje a Portugal, dependiendo de la estación. Descubriréis que es una meta ideal los 365 días del año.

Portugal se puede considerar la California de Europa: el clima es siempre agradable durante todo el año, y la variación de las temperaturas entre el verano y el invierno es contenida; el período de lluvias dura sólo dos meses al año y la influencia de las corrientes del Golfo permite tener un invierno moderado y un verano no demasiado bochornoso.

Primavera

La primavera portuguesa se caracteriza por temperaturas superiores a las del resto de Europa. Los días son más largos y las actividades al aire libre aumentan.

Por ejemplo, el mes de junio es famoso por la multitud de fiestas locales que tienen lugar en todo el país: las más conocidas son las celebradas durante los días de Santo António (12-13 de junio) y de Sao Joao (23-24 de junio). Estos días festivos se caracterizan por fiestas en las que los bailes y la comida en la calle animan las noches.

La primavera es también una excelente estación para visitar las ciudades del país, que aunque discretamente llenas de turistas, muestran su mejor lado. En las ciudades por la noche, los locales están abiertos hasta tarde, y las noches se viven en la calle; si estáis en Lisboa, mezclaos con los jóvenes portugueses en el Bairro Alto, donde se disfruta de la vida nocturna de la capital.

Verano

El verano es sin duda la temporada a elegir si queréis hacer unas vacaciones de playa en Portugal. Los veranos son calurosos, ventilados, con días largos y cielos azules.

Las playas y las localidades balnearias del Algarve, la región al sur de Portugal, son tomadas por turistas de toda Europa. A pesar de que se trata de la temporada alta, los precios son bajos en comparación con otros destinos balnearios internacionales, por lo que sigue siendo un destino más que recomendable también para personas con un presupuesto limitado.

La localidad de la península de Troia también es una opción ideal para pasar días de sol y playa. Por el contrario, se puede pensar en dedicarse a visitar Lisboa u Oporto, que tienden a ser menos frenéticas durante estos meses de verano, y más adecuadas para estancias de familias y parejas adultas.

El Algarve, la región turística veraniega de Portugal

Otoño

Junto con la primavera, el otoño es considerado el mejor momento para visitar Portugal. Para aquellos que todavía están buscando un poco de sol y playa y quieren controlar un poco los precios de su estancia, también se puede explorar el Algarve en septiembre y octubre: los precios de los alojamientos y la disponibilidad de estos son inferiores a los de julio y agosto.

Además, las playas están menos llenas y es posible conocer un Portugal más auténtico y tradicional. El otoño también es una excelente temporada para hacer un tour del Alentejo, la región de Portugal famosa por sus pueblos medievales, sus campos y sus vinos.

Invierno

Eligiendo viajar a Portugal en invierno tendréis una buena probabilidad de no encontrar días fríos y lluviosos, sino días primaverales con temperaturas agradables y hermosos días soleados.

El clima es templado, sólo al norte de Lisboa y en las zonas interiores, cerca de la Serra de Estrela, tienen inviernos más duros. Visitar ciudades como Oporto y Lisboa en invierno os permitirá evitar los meses llenos de turistas, y visitar las atracciones populares sin multitudes y caos a precios muy baratos.

Si viajáis durante el periodo de las fiestas navideñas, no podéis dejar de probar el Día de la Epifanía, la famosa tarta “corona”, en memoria de la llegada de los Reyes Magos.

Lisboa durante la Navidad se llena de luces, decoraciones y mercadillos tradicionales donde se pueden hacer compras para las fiestas, todo bajo un cielo despejado.

Si estáis buscando una estancia cerca del mar, cómo no podéis considerar Madeira como destino. Este período es de hecho la temporada alta para la isla, un destino elegido por muchos europeos para escapar del duro invierno continental.

Carnavales

En febrero, todo Portugal celebra el carnaval, un evento muy sentido gracias al estrecho vínculo con Brasil. Lisboa y toda la región del Algarve viven especialmente esta fiesta y se celebran muchos desfiles.