Comer en Portugal

Todas las especialidades culinarias y las tipologías de restaurantes que encontraréis en vuestro viaje a Portugal.

En Portugal se come bien y esto se evidencia por la cantidad de platos y especialidades que el panorama gastronómico ofrece a los viajeros.

En la cocina portuguesa se mezclan olores y sabores provenientes de su pasado explorador, con sus navegantes y marineros: desde la canela que se encuentra en la pastelería al curry de la carne, desde los tomates y patatas del nuevo mundo y los cítricos que los moros trajeron durante sus conquistas, hasta la presencia constante del mar con un pescado de primera calidad.

Especialidades culinarias

  • Bacalhau: el bacalao en Portugal es una verdadera institución. La tradición quiere que haya 365 maneras diferentes de cocinarlo: lo encontraréis frito, en croquetas, filetes, desmenuzado con huevos, solo por citar algunas versiones.
  • Sardina: este fragante pescado es uno de los platos fuertes portugueses, a la parrilla y servido con tomates y pimientos asados.
  • Açorda de mariscos: sopa de pan mezclada con ajo, huevos, cilantro, gambas, almejas y especias.
  • Caldo verde: crema de patatas y berza picada con trozos de salchicha picante o rodajas de lengua ahumada.
  • Carne de porco alentejana: estofado de cerdo con especias cocinado con almejas.
  • Tripas a moda do Porto: callos de ternera de Oporto con cabeza y orejas de cerdo.
  • Frango no churrasco: pollo a la parrilla
  • Frango na Pucara: pollo cocinado en una cazuela de barro con jamón, mantequilla, mostaza, Oporto y especias.
  • Feijoada de chocos: alubias rojas con calamares
  • Feijoada a trasmontana: alubias blancas cocinadas con trozos de cerdo y muchas especias.
  • Arroz de mariscos: una especie de paella de pescado y marisco.
  • Amêijoas à Bulhão Pato: almejas abiertas y rellenas con especias y ajo.
  • Pastel de nata: tartaletas de hojaldre rellenas de crema y espolvoreadas con canela.
  • Queijadas de Sintra: una especie de tarta de queso.

Dónde comer en Portugal?

Portugal sigue siendo un destino turístico muy conveniente bajo muchos aspectos, en primer lugar, la restauración.

De hecho, ofrece soluciones para todos los bolsillos y todos los precios, desde la taberna de conducción familiar que asa las sardinas prácticamente en la calle hasta el restaurante de clase alta. Obviamente, en las grandes ciudades y en los lugares más turísticos, los precios tienden a subir, pero si os alojáis también en ciudades más pequeñas, tendréis la posibilidad de ahorrar.

Portugal adora la buena comida y el buen vino y este aspecto del país emerge claramente de todas las tipologías de restaurantes que encontraréis. En cambio, los restaurantes étnicos tienen una presencia escasa, todavía están poco extendidos.

Tasca

Os parecerán sacadas de viejas postales, pero estas antiguas tabernas dirigidas por familias enteras no sólo existen todavía sino que son uno de los mejores lugares para probar la buena cocina local gastando poco.

Las reconoceréis de inmediato porque están formadas por una única sala con pocos cubiertos y son frecuentadas por la gente del barrio. Muchas han sido renovadas pero todavía conservan un encanto decididamente retro.

En Lisboa, este término se refiere más que nada a los antiguos cafés populares.

Casas de pasto

Subiendo en la escala de precios, encontramos la versión portuguesa de nuestros mesones: restaurantes populares que ofrecen pocos platos, en su mayoría “del día”, abundantes, sencillos y tradicionales a precios muy modestos.

También en este caso se vive una atmósfera de “barrio” con la televisión encendida y los ancianos discutiendo de fútbol y política.

Cervejaria

Son el equivalente a nuestras cervecerías donde se puede disfrutar de una cerveza fresca acompañándola con algún plato de la tradición popular nacional.

Ambiente informal, clientela local e la sensación de relajación total.

Marisqueira

Los amantes del pescado y del marisco no pueden perderse estos pequeños restaurantes especializados en este género.

Encontraréis muchos a lo largo de la costa y todos son reconocibles por los acuarios que tienen en su interior y por las familias locales que trajinan con tenazas y pinzas frente a platos jugosos, simples e informales.

Churrasqueira

Esta tipología de local ha sido importada de Brasil y ofrece predominantemente abundantes parrilladas de carne a la brasa y suculentos bistecs.

Pousadas

En general, son restaurantes de alta calidad alojados en el interior de lugares históricos y culturales: un entorno sugerente, menús refinados y un servicio impecable.

Merece la pena probar una cena en una pousada y, a pesar de su fama de tener precios elevados, hay que señalar que no todas son tan inaccesibles.

Tour gastronómico