Graciosa

La pequeña isla de Graciosa es un verdadero paraíso de la naturaleza, tanto que la UNESCO la ha declarado Reserva Natural de la Biosfera.

La isla de Graciosa se caracteriza por sus montañas que parecen caerse sobre el mar azul, por sus muros construidos en basalto negro intercalados con verdes parras, por molinos blancos con cúpulas rojas, todo inmerso en una isla que emana tranquilidad y calma.

También ofrece la oportunidad de entrar en el interior de un volcán, admirar un testimonio de arte renacentista o sumergirse en la variopinta fauna y flora submarina.

Graciosa es la segunda isla más pequeña del archipiélago y goza del mejor clima ya que prácticamente no tiene relieve: el pico más alto de la isla se encuentra a menos de 400 metros sobre el nivel del mar.

Vale la pena descubrir las bellezas de una pequeña isla que sin duda se merece ampliamente el nombre con el que fue bautizada!

Cómo llegar a Graciosa

El aeropuerto de Graciosa, con código IATA GRW, está situado a 2 kilómetros al noroeste de Santa Cruz da Graciosa y es utilizado exclusivamente por la compañía SATA Air Açores, que opera vuelos desde y hacia Terceira y Ponta Delgada. Por lo tanto es necesario pasar primero por una de estas dos islas antes de llegar a Graciosa.

Como alternativa, se puede llegar a Graciosa por mar: está prácticamente conectada con todas las islas, y el puerto marítimo principal es el de Praia, situado en la costa este.

Cómo moverse

La mejor opción para visitar Graciosa es sin duda alquilar un coche o una moto. También hay taxis y autobuses que conectan las ciudades con los principales puntos de interés pero son muy caros, especialmente en verano.

Conducir en Graciosa

Moverse en coche por las calles y callejuelas de la isla es muy divertido: se conduce despacio y las calles nunca son rectas, pero cada esquina reserva una sorpresa: un nuevo paisaje, una flor que crece sobre una roca al borde de un acantilado, colores fabulosos reflejados por el sol. Es fácil olvidarse de las calles de la ciudad, abarrotadas y contaminadas.

Los habitantes de Graciosa respetan meticulosamente los límites de velocidad, se ven pocos coches por la calle porque a la gente le encanta caminar. Conducir por la noche es muy divertido y poco común, porque circulan pocos coches, y cuando el sol se pone todavía menos: los que viven aquí no tienen necesidad de desplazarse mucho, lo que significa que el tráfico y los atascos prácticamente no existen. A menudo iréis solos por la carretera, a lo mejor con alguna vaca! Os sentiréis más lejos que nunca de casa y afortunados de estar en un lugar así.

call_madeAlquiler de coche en Graciosa

Dónde dormir

Santa Cruz da Graciosa es el principal pueblo de la isla: es por eso que se concentran aquí la mayoría de los alojamientos. Es cómodo alojarse en esta zona porque ofrece más servicios como tiendas, farmacias, bares y restaurantes.

  • Residencial Ilha Graciosa: antiguo edificio situado en frente del tribunal y del Centro Cultural de la ciudad. Se trata de un alojamiento extremadamente sencillo, sin pretensiones, completamente renovado y funcional. También tiene un pequeño jardín.
  • Casa Das Faias: a 200 metros de la playa y del puerto, es una propiedad rústica con un ambiente tranquilo para las familias. Ofrece comodidad y actividades en la playa y en la zona natural circundante. El ambiente es tranquilo, y la conexión a internet wi-fi está incluida en el precio.
  • Graciosa Resort e Hotel: situado a 5 minutos a pie de la playa de Porto da Barra. Cuenta con una piscina al aire libre rodeada de jardines. Las habitaciones son amplias y luminosas. Los huéspedes pueden disfrutar de una sauna donde relajarse después de un día de turismo por la isla.
hotelHoteles en Graciosa

Qué ver en Graciosa

La UNESCO ha clasificado a Graciosa como Reserva Mundial de la Biosfera, por lo que es obvio que desde el punto de vista naturalista es un destino más que impresionante. A continuación algunas de las bellezas escénicas y arquitectónicas que no os podéis perder durante una visita a la isla.

Santa Cruz da Graciosa

El municipio de Santa Cruz da Graciosa es el principal centro habitado de la isla y se distingue por sus casas típicas y sus calles empedradas.

Merece la pena visitar la Iglesia Matriz de Santa Cruz de Graciosa, el Santo Cristo, la Cruz da Barra y el Museo Etnográfico, que contiene elementos vinculados a la viticultura, la cual cuenta con una larga tradición en la isla y a la caza de ballenas.

Monte Nossa Senhora da Ajuda

Desde la cima del Monte Nossa Senhora da Ajuda se puede admirar una hermosa vista de Santa Cruz. Aquí también se pueden visitar tres ermitas dedicadas a San Juan, San Salvador y a Nossa Senhora de Ajuda. Este último es uno de los mejores ejemplos de arquitectura religiosa fortificada de las Azores.

Al lado está la casa de los peregrinos, diseñada para acoger a los viajeros que llegaban hasta aquí en peregrinación.

Patrimonio arquitectónico

El patrimonio arquitectónico de Graciosa se compone de diferentes tipos de edificios, incluyendo iglesias, capillas y casas rurales. También hay una interesante “arquitectura del agua“, vinculada a antiguas cisternas con centenares de años, necesarias para proporcionar agua potable a los habitantes de la isla.

También son muy interesantes en Graciosa los numerosos molinos de viento con cúpulas rojas de estilo flamenco, que se utilizaban en el pasado para la producción de cereales.

En Vila da Praia se encuentra la Iglesia de San Mateo, dentro de la cual hay un órgano de tubos de 1793, uno de los más hermosos de las Azores.

Caldeira de Graciosa

La Caldeira de Graciosa es uno de los lugares de Graciosa que no os podéis perder y que por sí solo merece una visita. Se clasificó como Monumento Natural Regional y es un cráter extinto adyacente a la Furna da María Encantada y la Furna do Enxofre, verdaderas maravillas de la naturaleza.

Subiendo a la Furna da María Encantada se puede admirar la naturaleza exuberante de Graciosa, además de la vegetación plantada por el hombre, en contraste con la vegetación de otras áreas de la isla.

Dentro de la Caldeira de Graciosa hay una gran cavidad volcánica, llamada Furna do Enxofre, que tiene hasta 40 metros de altura en su parte central. Se puede llegar a través de una escalera de caracol de 183 peldaños, construida recientemente en el interior de una torre.

Montañas e islotes

Como ya hemos mencionado, Graciosa no tiene grandes relieves. Los más importantes son el Pico Timão, que con sus 398 metros es el punto más alto de la isla, y el Pico do Facho, de 375 metros de altura. Alcanzar estas cumbres a pie es fácil, y una vez que se llega a la cima después de un relajante paseo entre la vegetación se podrá admirar un espléndido panorama que incluye no sólo Graciosa, sino también las islas cercanas.

Los islotes a lo largo de la costa de Graciosa añaden un toque especial a la isla. Ilhéu da Praia alberga varios tipos de aves marinas, pero también merece la pena mencionar Ilhéu de Baixo, Ilhéu das Gaivotas y Ilhéu da Baleia: este último fue apodado con este singular nombre debido a su forma que recuerda a la de una ballena.

Las playas de Graciosa

Graciosa tiene dos pequeñas playas de arena fina en Praia y una piscina natural en Carapacho, al sur. Formada de roca volcánica, Graciosa satisface las necesidades de los amantes del mar gracias también a la playa de São Mateus pero sobre todo gracias a la playa de Barro Vermelho, de piedras pequeñas.

Se trata de una playa volcánica y basáltica, con vistas a una bahía rocosa: se convierte en una gran zona de entretenimiento durante el verano con una zona de picnic adyacente. La roca volcánica forma piscinas naturales de agua transparente y cuenta con excelentes condiciones para el buceo.

Fiestas y celebraciones

En Santa Cruz da Graciosa todos los años se celebra en agosto la fiesta del Cristo de los Milagros con decoraciones y adornos muy coloridos y hermosos.

En Furnas, el primer domingo después de Pascua se lleva a cabo la “Procissão do Senhor dos Enfermos“, la Procesión de Nuestro Señor de los Enfermos. Durante esta fiesta, se utilizan pétalos de flores para crear alfombras multicolores en las calles por donde pasa la procesión.

La Fiesta del Divino Espirito Santo es una de las más antiguas y tradicionales, y se celebra en todas las islas de las Azores. Comienza el domingo de Pentecostés y tiene origen medieval: Graciosa la vive con mucha emoción y sería una pena perdérsela.

Durante esta fiesta se sirve la sopa do Espirito Santo, una sopa hecha con carne bendecida por el sacerdote, acompañada de arroz dulce.

Mapa

Alojamientos Graciosa

¿Buscas un alojamiento en Graciosa?

Pulse aquí para ver todos los alojamientos disponibles en Graciosa
Mostrarme precios