Alquiler de coches en Portugal

La forma más cómoda de visitar Portugal es alquilar un coche y viajar con total autonomía, eligiendo vuestro propio recorrido.

Enciende el motor y sal a descubrir la multitud de paisajes y riquezas artísticas y culturales de Portugal. Recorre la Marginal, la carretera nacional que une Lisboa y Cascais bordeando el océano o piérdete por los laberintos de callejuelas de los pueblecitos históricos. Deja atrás las multitudes y vete a una cala aislada en el Algarve o admira las terrazas de viñedos conduciendo lentamente por el valle del Douro.

Estas son sólo algunas de las experiencias inolvidables que podrás vivir alquilando un coche en Portugal. Alquilar un coche es de hecho la mejor manera de disfrutar de la belleza escénica de este fascinante país: viaja a tu ritmo, baja a sacar fotos cada vez que encuentres un lugar panorámico, párate a comer en un restaurante típico por el camino.

Para alquilar un coche en Portugal debes haber cumplido los 25 años de edad. Algunas compañías también alquilan a menores de 25 años pero aplican un cargo adicional; otras aumentan la edad mínima para las tarifas sin costo adicional a los 30 años. A los conductores más ancianos (más de 65 o 70 años dependiendo de la compañía) también se les podría cargar una tarifa adicional.

Dónde alquilar el coche en Portugal

Alquilar el coche en el aeropuerto

Alquilar el coche desde el aeropuerto suele ser la solución más cómoda ya que permite comenzar las vacaciones en total libertad en cuanto bajamos del avión. Nada de esperar el autobús o largas filas para conseguir un taxi! Otra ventaja de alquilar un coche en el aeropuerto es la certeza de encontrar personal multilingüe.

En los aeropuertos de Lisboa, Oporto y Faro encontraréis los mostradores de las siguientes compañías de alquiler: Avis/Budget, Europcar, GoldCar, Guerin, Hertz, Sixt. Las mismas empresas, además de la local Rodavante, están presentes en el aeropuerto de Madeira, mientras que en el aeropuerto de Ponta Delgada (en las islas de las Azores) tienen su oficina Autatlantis, Ilha Verde, Hertz, Varela Rent-a-car. En el pequeño aeropuerto de Beja, en la región del Alentejo se encuentra Europcar.

Alquilar el coche en la ciudad de Lisboa

Según los datos de la oficina nacional de turismo, hay una docena de compañías de alquiler de coches internacionales presentes en la ciudad de Lisboa. Algunas de estas tienen oficinas en el centro de la ciudad. Pero tened cuidado: los conductores con poca experiencia podrían tener dificultades para conducir por el centro de la ciudad debido a las numerosas calles de sentido único y a algunas callejuelas muy estrechas o empinadas; además también puede ser difícil encontrar aparcamiento. Una alternativa que combina practicidad y seguridad es estacionar el coche en el hotel y utilizarlo para las excursiones por los alrededores, desplazándose a pie o con el transporte público por la ciudad.

Alquilar el coche en el Algarve

El alquiler de coche en las zonas de turismo balneario está muy extendido: algunas de las playas más bonitas son difícilmente accesibles con el transporte público. En la zona del Algarve se pueden encontrar oficinas de alquiler de coches en el aeropuerto de Faro y en el centro de las ciudades de Faro, Albufeira, Lagos, Vilamoura y Portimão.

Alquilar un coche en las islas

En las islas de Madeira y de las Azores, también es muy sencillo alquilar un coche. Además de las compañías presentes en los aeropuertos de Madeira y Ponta Delgada, podéis encontrar empresas internacionales y un montón de pequeñas empresas locales en todas las islas.

Alquilar el coche en otras zonas

Hay menos opciones pero también se puede alquilar un coche en otras zonas de Portugal. Las oficinas de alquiler de coches se encuentran en el Alentejo, en la región de Lisboa, en las zonas centrales, en el Douro (Oporto). También en este caso es aconsejable reservar con antelación desde España.

Atención!

La mejor manera de ahorrar en el alquiler del coche es reservar directamente desde España a través de nuestro buscador: las tarifas online son las más ventajosas, normalmente reservar con la misma compañía cuando se llega a Portugal cuesta mucho más.

Conducir en Portugal

El coche es el mejor medio para descubrir todos los rincones de Portugal

Conducir en Portugal será una experiencia preciosa. Tendréis la oportunidad de admirar vistas maravillosas, de cruzar paisajes muy diferentes, desde campos soleados y secos por el ardiente sol hasta acantilados golpeados por el viento, desde viñedos exuberantes y aldeas medievales hasta llegar a la costa salvaje e indomable del sur.

Carreteras y límites de velocidad

Portugal ha lanzado en los últimos años un programa de modernización y de conservación de la red viaria. Se han renovado y arreglado carreteras, puentes, circunvalaciones y autopistas: si hace unos años conducir en Portugal era una verdadera aventura, hoy en día los turistas que decidan viajar en coche estarán gratamente sorprendidos.

  • A: son las autopistas y se cruzan con las E.
    Límite de velocidad: 120 km/h.
  • IP e IC: son las carreteras principales.
    Límite de velocidad: 100 km/h
  • N: carreteras nacionales
    Límite de velocidad: 50 km/h
  • M: carreteras municipales
    Límite de velocidad: 50 km/h

Consejos

  • La policía está muy presente en las carreteras y es muy estricta a la hora de respetar las normas de circulación y sobre todo los límites de velocidad. Os aconsejamos no correr en las carreteras para evitar multas muy altas y, a menudo también, la retención del vehículo. 
  • Las carreteras en las que hay que tener más cuidado son las IP4 e IP5, consideradas las vías más peligrosas de Portugal: aquí se ha quedado una mala señalización y muchos tramos no tienen guardarraíl.

Normas al volante

La policía de tráfico es inflexible en las normas de circulación y os aconsejamos ateneros a ellas rigurosamente para evitar sorpresas desagradables.

  • Está estrictamente prohibido hablar por teléfono: en ausencia de auriculares o manos libres podéis incurrir en una infracción muy grave!
  • Es obligatorio el uso del cinturón de seguridad tanto para el conductor como para el resto de pasajeros.
  • Los niños menores de 12 años no pueden viajar en los asientos delanteros.
  • La tasa de alcoholemia permitida es de 0,50 g/l.